Sunday, January 16, 2011

La medida de la eternidad

¿Cómo medimos aquello que no tiene fin? En mis clases de matemáticas universitarias, hace ya más de 5 años, me enseñaron a medir las oscilaciones de una cuerda infinita o la temperatura de una barra infinita. Nunca encontré la utilidad de ello, pero creo que ahora comprendo un poco más porque esto hace parte de la educación. Creo que todo parte de nuestra inmensa curiosidad; esa curiosidad que hace que podamos durar horas contemplando una noche estrellada, acompañados de miles de preguntas sobre lo que existe allá afuera y nos hace tan insignificantes y especiales a la vez. La inmensidad, es palabra difícil de pronunciar y difícil de imaginar, nos lleva rondando la cabeza por milenios y de todas las formas hemos tratado de entenderla y hacer parte de ella. Tal vez por eso estudiamos cosas, por lo menos para mi, sin mucha práctica en nuestra vida diaria, como las cuerdas infinitas y las barras infinitas (nunca en mis 25 años de vida he visto una de ellas…).

Y yo siendo un romántico declarado he descubierto que la eternidad puede ser medida y que por lo tanto en algún momento termina; pero que irremediablemente vuelve a comenzar. Encontré esta discretización, por usar un término matemático, luego de encontrar una definición de esta medida. “La medida de la eternidad es la espera para un niño entre una navidad y otra” definió por primera vez para mi que los seres humanos siempre esperamos eternamente la realización de nuestros sueños y esperanzas. ¿Cuánto tiempo se espera por el beso del ser amado que no esta?, pueden ser días, horas, minutos o inclusive los segundos entre beso y beso, pero esa espera, por pequeña que sea es eterna. ¿No es eterna la espera de una madre que espera a su hijo prodigo? ¿No es eterna la espera de un niño que esta a punto de salir a vacaciones? ¿No es eterno el llanto de un bebe que espera ser abrazado por sus padres? Sin darnos cuenta vivimos en la eternidad esperando ese instante fugaz en el que nuestros sueños dejen las nubes y se materialicen, para luego ver como vuelve a comenzar la eternidad.

Y es la eternidad la que le da sentido a la realización de nuestros sueños ideales. Solo a través de esta espera infinita es que podemos valorar esos instantes que el mundo es justo lo que deseamos, para luego volver a nuestro encuentro con la eternidad.

No comments: