Tuesday, June 9, 2009

Kaliman y el Presidente de Columbia

Hace un poco menos de un año se fue de este mundo uno de los personajes radiales mas recordados de la historia Colombiana, Gaspar Ospina, quien encarnaba la voz de Kaliman en Radio Todelar; aquellos tiempos remotos, en que nos sentábamos, no enfrente de la televisión, sino alrededor de un radio a vivir las aventuras fantásticas de Kaliman, el hombre increíble, tal vez uno de los pocos héroes, así sea de ficción, que ha tenido la idiosincrasia Colombiana. Últimamente se habla de héroes y de como hacen falta en este mundo cada vez mas caótico; nombres como Superman, Batman  e inclusive el mismo Chapulín Colorado llegan a nuestras cabezas. Otros creemos en héroes mas cotidianos que todos los días cambian vidas y salvan otras, como el profesor de una escuelita humilde que lucha contra los vicios del hombre a través de la enseñanza de las matemáticas, las destrezas con un balón de fútbol o los mágicos acordes de una guitarra. Pero hay otro tipo de ciudadanos que les da el apelativo de “Héroe” a personas no tan ilustres pero con un alto grado de popularidad. Por esta razón he decido hacer una comparación entre dos Héroes, uno comprobado y otro por comprobar: Kaliman (El hombre increíble) y el presidente de Columbia (Los nombres han sido levemente cambiados para proteger la identidad de las personas :P)

Comencemos por una corta descripción de Káliman. Según la wikipedia: Káliman es “Es un hombre justo que dedica su vida en cuerpo y alma a combatir las fuerzas del mal siempre acompañado de un niño egipcio, descendiente de Faraones llamado Solín.” Para los que alguna vez escuchamos la radionovela, y me incluyo porque mi Abuelita la escuchaba y mi mamá también así que por defecto me tocó pasar las tardes acompañado de él…, podemos recordar los increíbles lugares que el visitaba, donde con fuerza e inteligencia vencía al mal en todas sus formas como organizaciones criminales del hampa, especializadas en el tráfico de drogas y armas, personajes místicos, extraterrestres, asesinos a sueldo, nazis e incluso seres de ultratumba como vampiros, muertos vivientes y licántropos. Ahora, en la otra mano, tenemos al Presidente de Columbia, quien es una persona que trabaja, trabaja y trabaja, parece ser un ser omnipresente porque siempre esta en la ciudad adecuada en el momento adecuado y, de igual manera que nuestro héroe, siempre esta acompañado por un personaje, algunos lo ven como un niño, descendiente de una familia poderosa (que controla los medios…. parafraseando alguna película de James Bond) que casi siempre que dice algo comete algún error, muy similar al estilo de Solín (ya en algunas ocasiones ha postulado a Columbia como sede de un mundial mientras la gente sigue pasando las duras y las maduras para conseguir lo del diario….) . Este Presidente también combate las fuerzas del mal, que para él se resumen en una sola (imagino que sabrán a cual me refiero), y concentra todos los esfuerzos del país en eso, sin tener en cuenta otras necesidades del pueblo.

Pero volvamos a nuestro héroe, en caracol radio, a quien debo agradecer la idea de este post, hacían una pequeño reportaje sobre Káliman y lo describían de la siguiente manera: “El guerrero místico, de traje y turbante blancos, que luchaba contra la maldad, no con armas, sino con sabiduría”, él basa su fuerza y sabiduría en su viaje al Tibet, donde es educado para desarrollar su mente y físico con entrenamiento en artes marciales, además, claro esta, también se basa en toda la sabiduría que ha obtenido a través de sus continuos viajes alrededor del mundo. Por otro lado, nuestro Presidente, de aquel país que solo existe en las películas gringas, lucha contra la maldad con muchas armas y más bien poca sabiduría. Su fuerza la basa en un fuerte brazo de mando, algunos conocimientos en política y gobierno (nada del otro mundo, nada basado en ciencias)  que pues probablemente lo han hecho trastabillar alguna que otra vez, sin contar las ocurrencias de sus amigos, a los que algunos llaman ministros.

Quién es mejor o peor? eso se deja a consideración del lector… para mi queda la moraleja que nosotros, como seres humanos, siempre andamos buscando héroes, personas que dediquen sus vidas al servicio de otros. Solo que algunas veces magnificamos personas que realmente no lo merecen. Buscamos encontrar un mesías… cuando gran parte del cambio que queremos para la sociedad radica en nuestro diario vivir. Cambiar una sociedad como la nuestra no es un proceso que tome 4 años, ni que implique reformar las leyes cada 4 para extender la duración del proyecto, es un cambio que tiene que ser generacional, un proceso largo, de varias décadas, pero que sin duda llevará a las nuevas generaciones, incluyendo la mía, a un futuro mejor.

No quiero decir que el gobierno del presidente acá citado sea bueno o malo, solo describo algunas características que son evidentes en este. Por último quiero citar a Gabriel García Márquez quien en su libro “El otoño del patriarca” muestra los vicios que se pueden cometer al tener un gobierno vitalicio, mas antiguo que la edad del mismo presidente… :

Mi general había sabido desde sus orígenes que lo engañaban para complacerlo, que le cobraban por adularlo, que reclutaban por la fuerza de las armas a las muchedumbres concentradas a su paso con gritos de júbilo y letreros venales de la vida eterna del magnifico que es mas antiguo que su edad, pero aprendió a vivir con esas y todas esas miserias de la gloria a medida que descubría, en el transcurso de los años incontables, que la mentira es mas cómoda que la duda, que es mas útil que el amor, mas perdurable que la verdad, había llegado a la ficción de la ignominia de mandar sin poder, de ser exaltado sin gloria y de ser obedecido sin autoridad.

Cualquier parecido con la realidad…

Pd. No estamos aún viviendo esto que describe García Márquez, pero la pregunta es ¿Qué tan lejos estamos?

No comments: